Saltar al contenido
Sabiduría y Vida

Cómo eliminar la Preocupación y la Culpa

Vamos a ver como podemos eliminar la preocupación y la culpa de nuestra vida, ya que son dos comportamientos inútiles que te inmovilizan en el presente y no permiten que avancemos y seamos felices en nuestra vida.

La culpabilidad hace referencia a comportamientos pasados que hacen que tengamos pensamientos de remordimiento por algo que sucedió anteriormente en el pasado. Se diferencia de la preocupación porque ésta hace referencia al futuro, a cosas que escapan de nuestro control. Tanto una como otra hacen que no disfrutes del presente por tener remordimientos de algo del pasado o por pensar en que nos deparará el futuro.
Tienes que olvidar esos pensamientos, son inútiles ya que desaprovechas el momento presente.

Pero… ¿por qué estos pensamientos son tan comunes entre nosotros?… ¿Tenemos de verdad que sentirnos culpables de un hecho del pasado?… ¿Es correcto que no pensemos en el futuro?…

La culpabilidad

La culpabilidad provoca una inmovilización del presente por sucesos pasados. Tenemos que tener en cuenta una cosa, y es que, sólo existirá culpa, si ésta nos condiciona nuestros actos del presente, si por el contrario, no nos condiciona, no habrá culpa. Por ello, no gastes energía pensando en lo malo que fuíste o en lo mal que actuaste, de querer que las cosas no fueron lo que han sido. Lo que tienes que hacer es cambiar tu actitud respecto de lo que te produce ese sentimiento de culpa.

La culpa tiene un desencadenante social, cultural o familiar.. Vamos a poner un ejemplo: Imagínate que tus padre te han educado muy restrictivamente en el sexo, te han dicho que masturbarte es malo y que serás una persona mala si lo haces, si hablas o disfrutas del sexo. Otro ejemplo: te cuentan un chiste verde y no puedes reírte porque te sientes culpable, no puedes disfrutar del momento. Y por último vamos a exponer un caso típico en el que los padres siempre arreglan a su hija y le dicen que si no está siempre guapa o va bien arreglada, no va a agradar nadie ni se va a echar novio.

El sentido de culpa en los tres casos es autoimpuesto. La persona ha prendido a sentirse culpable. En el último caso se ve muy claro porque si una persona la rechaza y concuerda que ese día no está arreglada, su pensamiento automáticamente se redirige hacia la culpa y se sentirá culpable por no haberse arreglado cuando no tiene nada que ver el rechazo. Pregúntate esto:

¿ Por qué tenemos que sentirnos culpables y no disfrutar del momento?…¿Por qué no podemos vestirnos como queramos sin miedo al rechazo?……¿Por qué no podemos dejar a nuestra pareja sin sentirnos culpables?…

Tienes que cambiar tu actitud respecto de las cosas que te producen el sentimiento de culpa. Tienes que aprender a satisfacer tus gustos, disfrutar del momento. Que te quieres masturbar, ¡házlo!, es tu cuerpo, es tu vida. Nadie ni nada tiene que tener un control sobre tí. Si haces algo y te disgustas contigo mismo después de haberlo hecho, no pasa nada porque puedes evitar esa conducta en el futuro, pero, no condiciones el presente a la culpa. 

La culpa te inmoviliza, se retribuye a si misma y le da permiso a los pensamientos y actuaciones negativas que no te llevan a nada. La culpa te manipula. Es una espléndida manera de que une se gane la compasión de la gente. Prefieres que los demás sientan pena por ti en vez de amarte y respetarte a ti mismo y ralizar otras actuaciones para prosperar.

Veamos esto claramente con un ejemplo. Un hijo quiere irse de casa y su madre está muy enferma y le dice al hijo que se va a morir si se va, que es un desagradecido, que la va a matar y un sinfín de chorrradas más. Aquí vemos como se refleja totalmente ese sentimiento de culpa y manipulación que crea esta madre respecto al hijo. En manos del hijo está, el ser un esclavo o no serlo. No podemos caer en el juego de la culpa y ser esclavo de lo que quiere otra persona.

Si absorbes tus momentos presentes sintiéndote culpable por algo que ya sucedió, no emplearás tu tiempo en actividades provechosas y beneficiosas para ti. No puedes trasladar la responsabilidad de lo pasado al presente, porque haces que no puedas cambiarte a ti mismo. A todos nos cuesta emprender el presente, la vida en si misma, pero no podemos inmovilizarnos y estancarnos con pensamientos pasados porque tenemos que crecer y desarrollarnos personalmente.

El pasado, pasado está, no podemos hacer nada para cambiarlo. La culpa no te servirá para nada, no te convertirás en mejor persona.

Haz un ejercicio. Coge una libreta o un folio en blanco y anota todo lo que te ocasione culpa y el por qué te la ocasiona. Coge otra hoja y anota todas las acciones provechosas que no haces por la culpa. Si tienes más acciones provechosas en el presente que culpas que te condicionan, vas por buen camino, si por el contrario tienes culpas que te condicionan completamente en el presente, no vas bien. ¡Cambia el chip!.

La preocupación

Hace referencia al futuro, es algo que nos crea nuestra propia cultura, nuestra sociedad con temas tan cotidianos y comúnes como las pensiones, el amor de tu pareja en el futuro, la pérdida del trabajo etc… Piensa una cosa..¿Tienes algún control sobre el futuro?, ¿Tienes control para que no te despidan?, ¿Tienes el control de tu pareja si esta un día decide dejarte?. Te responderé yo. ¡Ni tú!, ¡Ni nadie!, tiene el control. Sólo podemos controlar lo que hacemos nosotros ahora en el presente. Las preocupaciones impiden que vivas tu vida.

La preocupación lo que hace es justificar determinados comportamientos que podemos tener. Imagínate a una persona que está gorda y come más y más justificándose en que está preocupado. ¡Mal hecho!, no justifiques tus vicios, no justifiques tus actitudes, no justifiques la gula. En vez de eso, evita obsesionarte y preocuparte por el futuro y vive el presente. Pregúntate esto: ¿Cambio algo preocupándome por el futuro?, ¿Cambio algo del futuro preocupándome en el presente?. La respuesta es NO, no cambias nada, no seas estúpido.

Haz una lista igual que hiciste con la culpa. Pon las cosas que te preocupan. Házlo cada semana y ve mirando si lo que pusiste se ha materializado. Verás como no han pasado la mayoría de cosas que has puesto o si han pasado, no son tan malas como las has puesto.

Tienes que actuar ahora y ver las consecuencias. Elimina el miedo. Haz cosas que te sirvan en tu día a día haciendo cosas productivas. Vive el presente sin culpa ni preocupaciones. El pasado ya pasó y el futuro ya lo veremos.

Recuerda siempre esto: Sigue adelante, nunca te rindas, vive por tu felicidad. Siente, goza y vive tu vida.

Recuerda seguirme en mi canal de youtube si te ha gustado y servido lo que has leído: https://www.youtube.com/channel/UC9EnSLi7thuoydGpSWdbFSA?guided_help_flow=3&disable_polymer=true