Saltar al contenido
Sabiduría y Vida

El karma

La palabra karma significa acción, literalmente. Aunque el karma se considera por lo general como una fuerza externa que nos produce cosas buenas o malas, tenemos que decir que esta afirmación es un error. El karma no es otra cosa que nuestros propios procesos y condicionamientos internos que nos hacen experimentar efectos o consecuencias externas que se producen en relación a nuestras acciones.

Por todo ello, el karma se conoce como el proceso universal mediante el cual las causas producen efectos. Esto que quiere decir, pues que tanto lo que hacemos como lo que decimos genera unas consecuencias o nos hace tener experiencias en el mundo externo, que a su vez crea unas impresiones llamadas Samskaras en el fondo de nuestra mente. Estos samskaras son marcas o huellas que quedaron latentes en nuestra mente se reactivan y siguen produciendo nuevas experiencias. Todas nuestras acciones y aquello que decimos nos acarrean experiencias o consecuencias en el mundo exterior, que provoca la creación de mas impresiones o huellas profundas (samskaras) que se activan a su vez y crean nuevas experiencias.

¿Cómo se produce el karma?

El esquema del karma podríamos resumirlo de la siguiente forma. Hay un proceso mental de pasiones internas de nuestro “yo” y por deseos específicos de cosas que queremos mediante “yo quiero” que se filtran a través de las capas o huellas profundas de los samskaras. Para controlar lo que te ocurre en la vida manifestado por lo que llamamos karma, tienes que observar y controlar tus acciones y palabras promoviendo sólo las que sean positivas y beneficiosas para ti, dejando a una lado todas las que no te convengan por ser negativas.

Observa tus emociones y pensamientos. Todos podemos ver lo que queremos y lo que no, pudiendo evitar lo que no queremos. Pero podremos no obtener lo que queremos o no poder evitar lo que no queremos. Por lo tanto podremos tener alegría y felicidad cuando conseguimos algo que queremos y frustración cuando no lo conseguimos. Par poder observar esto podemos preguntarnos en cualquier momento: ¿Qué deseo se está cumpliendo ahora? o ¿Qué deseo no se está realizando?. Esto es bueno para ver que impresiones o huellas (samskaras) se nos están quedando en la mente para poder ir atenuando poco a poco reacciones negativas como la frustración o la ira y afloren otras como el gozo, la felicidad, la aceptación etc..

Entrena la palabra con mantras o afirmaciones. Hablar internamente con uno mismo tiene efecto sobre nuestra mente. Si hablas internamente de manera positiva crearemos impresiones o huellas (samskaras) positivos, debilitando poco a poco los negativos. Practica y toma buenas decisiones. Piensa positivamente y ponlas en práctica tomando buenas decisiones. Camina siempre con el pie derecho por decirlo de alguna forma.

Recuerda siempre esto: Sigue adelante, nunca te rindas, vive por tu felicidad. Siente, goza y vive tu vida. Nadie lo hará por tí.